Home    |    Actividades    |    Links     |    Recursos    |    Fotos    |    Contacto
Lorenzo Pluis - Nacido para ser pastor
ampliar tamaño reducir tamaño tamaño normal

Lorenzo Pluis

En un humilde hogar de trabajadores de Tres Arroyos, nacía Lorenzo Pluis el 20 de enero de 1897. Sus abuelos habían fundado una colonia dedicándose a tareas agrícolo-ganaderas. Como buenos creyentes, estos colonos oraban para que Dios les enviase un misionero que hablase español y que enseñase a sus hijos el camino de la salvación.

Al poco tiempo llegaban el pastor Roberto Elder y sra. A las reuniones de su casa asistían Petrona y Lorenzo Visbeek junto con su hija y yerno, Teodoro Pluis. En una noche fría y lluviosa, Anita y Teodoro aceptaron a Cristo. Con ellos estaba su pequeño hijo Lorenzo, que fue el hijo mayor de este matrimonio.

Lorenzo aceptó al señor en una de las primeras reuniones de jóvenes en la que predicaba el pastor Elder. Luego de escuchar las estrofas del himno "¿Te sientes casi resuelto ya?" comprendió que ese era el momento en el que debía contestar "Sí" al Señor Jesucristo.

Con solo 18 años de edad recorría muchos kilómetros visitando y predicando. Muy pronto tomó parte del gran orfanatorio evangélico de la iglesia siendo también encargado de la escuela dominical del pueblo de Cascallares. El pastor Elder lo tomó como ayudante y pronto se encargó de reuniones de predicación en las localidades de Gonzales Chaves y Juárez.

En una campaña de evangelización conoce a la joven Julia Murillas, con la que contrae enlace el 31 de mayo de 1919, dedicando ambos sus vidas al ministerio. No hubiese podido llevar a cabo su ministerio de no haber contado con las oraciones, los consejos, las múltilples colaboraciones en el hogar y en la iglesia de su esposa Julia.

Después de cumplido el servicio militar, fueron invitados al Seminario Bautista para prepararse, institución en la cual recibirían los conocimientos para servir en el mimisterio. Al arribar al mismo fueron recibidos por el rector Sidney Sowell y se alojaron en el edificio ubicado en Ramón Falcón y Bolaños. Allí vivieron por el término de cuatro años mientras Lorenzo estudiaba y trabajaba de albañil colaborando a construir la iglesia bautista de Ciudadela.

Aún siendo estudiante recibe una carta de Sidney Sowell invitándolo a ser su ayudante en la iglesia Bautista del Once, tarea que aceptaron y que se prolongó por dos años, para luego ser pastor de la misma. El camino recorrido durante casi cuarenta y tres años confirman que esa iglesia fue su segundo hogar. Fue también Profesor de Doctrina y Educación física en la escuela Bautista para Varones que dirigía el doctor Carlos De la Torre.

Dios le usó para llamar al ministerio a muchos miembros de su iglesia, entre ellos Daniel Tinao, Angel Chialva, Floreal Ureta, Teodoro Pluis, Raúl Vives, Carmelo Bruno, Osvaldo y Alberto Motessi. Participó en la apertura de nuevas obras que son iglesias en la actualidad como Ciudadela, Avellaneda, Morón, Villa Lynch, Santa Teresita y Barrio Norte. Animó a su iglesia para que encarase la construcción y refacción del templo y ayudase también a otras misiones y contribuyera con organismos evangélicos en general.

También participó activamente en la Convención Bautista de la que llegó a ser presidente. Colaboró con diversas juntas como el Hogar Bautista Infantil de Santa Fe, que ocupó un lugar importante en su corazón porque amaba mucho a la niñez, a la que dedicó gran parte de su tiempo y esfuerzo. También fue fundador y presidente de la Confederanción Evangélica Bautista.

Lorenzo y Julia Pluis

Su vida se puede sintetizar destacando que en todas sus acciones desbordaba el amor. En el quehacer diario, tareas manuales, al estrechar una mano, en el cuidado pastoral y en la visitación. Amor a la palabra de Dios, en la preparación de sus mensajes, en la oración, en la coducción del coro de la iglesia y al tener que corregir con frmeza al que erraba el camino.

Su vocación y respuesta al llamado del señor reflejaron su identidad madura. Su figura fue de identificación positiva, su presencia apuesta, su pulcritud, su voz potente su palabra clara y penetrante sirvieron de modelo para quellos que le conocieron. Es recordado a lo largo de nuestra patria como aquél que les llevó a los pies de Cristo con su mensaje. El recuerdo de su presencia, sus consejos y compañía permanece en gran cantidad de hogares.

El día 26 de mayo de 1976 partió a la presencia del señor don Lorenzo Pluis. Su iglesia siempre le recordará como el hombre de corazón de pastor quien la guió a lugares de verdes pastos y aguas refrescantes. No se llamó Amós, sin embargo personificó lo que significaba aquel nombre: "el que llevaba la carga".

© Iglesia Evangélica Bautista del Once - Ecuador 370 - Capital Federal - Argentina - info@ibonce.org.ar - (54 11) 4861-0448